Sinakt

CircoTeatroDanza








Nosotros

De niña, cada año frente a mi casa, veía a un circo levantar su gran carpa. Llegó con caravanas cargadas de todo tipo de objetos raros y desconocidos. Y yo -fascinada- los observé. Un día, a cambio de algún simpático trabajito, me regalaron una mágica y brillante entrada llena de aspectativas e ilusión ...

De noche soñaba con volar. Al principio, con gran esfuerzo y mucha concentración, apenas conseguía levantame un poco por encima de la silla. Pero noche tras noche, volar se volvió más fácil, hasta que logré moverme libremente por el aire hasta al último rincón de la casa.


Elisa Waldner